Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘sistema binominal’

Señores, el sistema binominal está colapsado. Son muchas las muestras del fenómeno, entre ellas el envejecimiento de nuestro padrón electoral, el nihilismo político de los más jóvenes, la incesante necesidad de cambio social, la reprobación de las personas a la conducción política de los bloques políticos predominantes, la salida de notables personeros en cada uno de sus bandos, con distintos destinos.

Podemos elucubrar mucho sobre el tema. Hace algunos días leía un post de Tironi en el que abordaba la “discolización”. Análisis parcial, en que de una forma u otra se defiende como beneficiosa la ordenación de bloques binominales en la política. En otro, se refiere a la tesis de Carlos Ominami, en cuanto él “defendía la tesis de que, con el fin de la transición, había q poner fin a este híbrido llamado Concertación, donde se confunden social-cristianos con social-demócratas, y aclarar las cosas: por un lado la DC, por otro la izquierda (PS+PPD+PRSD), y al frente la derecha; pero c/u con su identidad y objetivos, y todos compitiendo sin complejos entre sí. Escribió varios “manifiestos” con esta tesis. Pero la idea nunca prendió. El PS, así como todos los otros partidos de la Concertación, se sienten cómodos en ella y no quieren volver a los 3/3, como propone Ominami.

Ante esto yo me pregunto, ¿no será tal vez que la no participación actual de los jóvenes en política, sumado a la inscripción automática, sumado al efectivo tedio y desaprobación que existe en la comunidad respecto de los bloques políticos binominales actuales, dé cuenta de un inconsciente histórico de tres tercios. Yo creo que efectivamente la apuesta de futuro, y por lo tanto de presente, que debe adoptar Marco, es precisamente dar cuenta de ese “tercio excluído”? … tal vez haya que revisitar la idea de Ominami …

A Daniel Matamala, por otro lado, le leí un post en que se refiere a todos los desgranes de los bloques políticos como “el camisetazo”, definido como “cambiarse de partido político como quien se cambia de camiseta, como da cuenta gráficamente la expresión.

IntercambioAP

Tampoco creo que los desgranes sean todos iguales, y que obedezcan a esta expresión un tanto desafortunada del “camisetazo”. No Daniel. No estoy de acuerdo con tu uso del “camisetazo” (aún cuando te guste el término). Hoy no vemos tanto camisetazo real, de ese que efectivamente duele. Tal vez Flores, Schaulson y sus boys anden por ahí…. Bueno, para que hablar de Zaldívar, que estuvo hasta de Presidente del Senado gracias a los votos de la derecha.
Sin embargo, las demás expresiones de desgrane, a mi gusto no constituyen un camisetazo, menos uno que deba ser catalogado en forma peyorativa, incluso preguntándose si los votantes se sientes defraudados por el mismo.

Me explico:

La expresión de Navarro (ojo, sin emitir juicios respecto del mismo Navarro y su opción), obedece a una lógica consecuente con las ideas que incluso lo llevaron a destronar a Viera Gallo como candidato, y representa en su acción su discurso. Si no encontró espacios, bueno, el hombre tendrá que independizarse con el fin de ser consecuente. A mí me parece respetable.

En el caso de Arrate, también tenemos un ejemplo de coherencia. Arrate hace tiempo que trasmite con que no lo representa la actual línea de la concertación, y que es necesario hacer cambios mas progresistas. En ese escenario, y sintiéndose sin espacios, hace lo mismo que Navarro, se independiza y hace coherencia desde un pacto con el Juntos Podemos. Si me preguntas a mí, totalmente respetable.

En el caso de Marco, lo mismo. El tipo se da cuenta del chanchullo que se estaba comentiendo contra la opción de Gomez, la primaria regional, el debate cerrado, y quiso participar del juego como una legítima forma de hacer sentido de la necesidad de cambios urgentes. Por secretaría, sin embargo, se quedó sin espacios para manifestar esta diferencia, y decidió ser consecuente con sus planteamientos mediante la independencia. Si, a mi gusto también es respetable.

Si todas estas muestras de independencia y coherencia son respetables, y por tanto no caben en la calificación de “camisetazo” que haces, ¿Como debemos leer el fenómeno? ¿No será acaso que es el sistema binominal, el duopolio, el ying y yang de nuestra política lo que cierra los espacios a legítimos terceros actores, que por lo demás conforman el histórico tercer tercio de nuestro inconciente colectivo pólítico? ¿Facilitará el surgimiento y consolidación de estas expresiones terciarias, junto al voto voluntario e inscripción automática, la participación de la inmensa juventud no inscrita actualmente? ¿Se rejuvenecerá por fin nuestro padrón electoral? Son muchas las preguntas… queda abierto el debate.

Read Full Post »

Uno de los más nefastos aspectos de la “nueva institucionalidad” que heredamos de Pinochet, fue el sistema binominal. Cuando se implementó en nuestro ordenamiento constitucional, se pensó en un mecanismo que obligara la formación de dos bandos (los buenos y los malos, los de allá y los de acá, los blancos y los negros, en fin, cualquier odiosa dualidad que a usted se le ocurra), entre los cuales se alternara el poder ejecutivo, y que a su vez garantizara que el legislativo fuera igualitariamente compartido entre estos dos bandos, como en una especie de garantía de mutuo control.

Pero no todo podía ser armonía entre los bandos….. había que incorporar algunos elementos de “desempate”, que le otorgaran siempre al gobierno de turno (o casi siempre) una ligera mayoría parlamentaria que le permitiera acceder al poder real, en un nivel primario. Es decir, para “hacer funcionar” la máquina, más no para enchularla. Así, Ortuzar y sus boys nos regalaron la institución del “doblaje”.

Gracias a estas instituciones, se formaron naturalmente dos bandos, uno de centro-derecha y otro de centro-izquierda (ya me gustaría saber a mí donde está la sutil línea que en el centro, divide a estos bloques). Hoy estos bloques buscan al interior de sus filas, compuestas por no mas del 2% de la población, y deciden cuales de sus prohombres serán los ungidos para investirse como parlamentarios, y simplemente piden su confirmación al pueblo. Todos saben, y operan, en la lógica de obtener un parlamentario, de dos, por cada uno de los distritos y circunscripciones electorales. Es lo normal. Sólo en aquellos extraños casos de doblaje, uno u otro bando logran tener un parlamentario de ventaja.

En consecuencia, la verdadera confrontación electoral se da en forma natural al interior de los bandos. Así encontramos casos como la V Región, cuando se le pidió a Piñera bajarse en favor de Arancibia, o a Allamand corriendo sin competencia en la Décima, la primaria entre Viera Gallo y Navarro. Y eso es con los privilegiados, por que los demás tienen que conformarse con ser el “candidato con ventaja” en algún lugar, o protagonizar una lucha descarnada con su compañero de pacto, a fin de ganar dentro del pacto, y ser el “usuario” del “cupo parlamentario” de su respectivo “bando” (las comillas son intencionales).

La pregunta es ¿Donde quédó la discusión ideológica? ¿En el sí y el no? ¿Entre derecha e izquierda? Uffff

Nuestros amigos políticos se dan el gusto de transitar entre un bando y otro sin problemas. Esto claramente es un reflejo de la intrascendencia de la discusión ideológica en nuestros días.

Estos señores, que hoy tienen secuestrada la política y los espacios, son preciamente quienes impiden una reforma al sistema, una reforma que permita la existencia real de los distintos pensamientos existentes en nuestro país, que por lo menos son tres….. o a alguien le extraña la identidad que existe entre la UDI y y una parte de la DC en temas valóricos, o la coincidencia entre la RN y una parte de la DC en materia económica, o la clara identificación que hay entre la otra parte de la DC y los sectores progresistas del PPD y el PS en materia social, o la no menor coincidencia entre el PC y algunos sectores del PS en la visión sobre el Estado…..

El origen de los males que hoy sufrimos, claramente es el sistema binominal. Es el brebaje con el cual nuestros “representantes” se emborrachan. Es la adicción de los poderosos. Es aquello que se ha intentado cambiar en incontables oportunidades, y nunca se ha logrado…. gracias Augusto, te las mandaste….. estás muerto y nos sigues penando.

La alternativa es clara. Quebrar los bandos. Jugar en la antisistémica. Provocar la inflexión. Marcar la posición. Romper el esquema. Remover al establishment.

¿Como lo voy a hacer yo? Fácil….. firmando por el Marco, votando por el Marco. Punto final.

Read Full Post »